Cómo lograr la mejor versión de ti mismo

Anochece cuando llegas a casa.

Cenas frente a la TV sin prestar apenas atención a la comida. Aunque el programa que ves no te agrada demasiado, por lo menos no te hace pensar.

De hecho, últimamente sólo la TV te acalla la voz interior que te asalta al finalizar el día. Es el antídoto de la inquietud, un bálsamo para la inconformidad.

Pasadas dos horas comienzas a bostezar. Llega el momento de acostarse y finalizar oficialmente otro día más. Somnoliento, casi como un zombi, te arrastras desde el sofá al cuarto de baño y de ahí a la cama.

Los últimos atisbos de consciencia se desvanecen al tocar la almohada. Aún así, antes de quedarte dormido piensas en la apatía crónica que domina tu vida.

No es tu imperfección la que te impide ser feliz, es tu incapacidad de hacer algo al respecto lo que te machaca mentalmente.

Optimista, decides que mañana será el día en que por fin tomarás cartas en el asunto y cambiarás tu vida, de una vez por todas.

Igual que cada noche…

Ya es suficiente

La historia que has leído no está protagonizada por nadie en especial, pero estoy seguro de que hay partes en las que te habrás sentido identificado.

La voz interior que describo es la misma que te dice IDIOTA cada vez que enciendes un cigarrillo, o te hace sentir mal cuando pierdes el tiempo, tomas decisiones que sabes no te traerán nada bueno o dices SÍ a lo que no debes.

El problema es que hemos aprendido a silenciar esa voz de forma sistemática. Es más sencillo vivir así, haciéndose el sordo y ciego, continuando hacia delante sin saber muy bien a dónde ir.

Si estás leyendo esto es que quizás has dicho basta ya. Quieres ser mejor profesional, padre, hija, novia, esposo… persona.

Aunque esto signifique fracasar una y otra vez, cada vez que te levantes habrás aprendido algo nuevo y, desde luego, eso es mucho mejor que vivir adormecido.

No tienes mucho tiempo

Tienes que darte cuenta de que la sociedad en la que vivimos promueve todo tipo de distracciones. No hace falta que las nombre, tú y yo sabemos cuáles son.

Si quieres aplicar cambios en tu vida que te ayuden a mejorar, primero tienes que saber dónde aplicarlos.

Deja de prestar tanta atención hacia los eventos externos y comenzar a prestarte atención a ti mismo.

Observa y analiza tus patrones de pensamiento, sentimientos, prejuicios, y todos los procesos que gobiernan y definen quién eres. Sólo así podrás comenzar a ajustarlos.

¿Cuándo vas a comenzar a hacer algo?.

Lamento mucho decirte que no tienes mucho tiempo. Quizás creas que exagero pero créeme, no tienes tanto tiempo como piensas.

Tal y como describía al inicio de esta carta, los días, noches, semanas, meses y años pasan veloces.

De nada te servirá seguir mirando hacia otra parte. Esa voz interior no se irá. Llegará un momento que sólo podrás silenciarla con ayuda externa. Así es como funcionan las cosas, los dos conocemos casos de personas cercanas —estoy seguro.

Decide que hoy (no mañana) es el momento en que comenzarás a mover ficha con voluntad de convertirte en una mejor versión de tí mismo, y no tires la toalla. Nunca.

¿Quién eres en realidad?

Deja que sea aún más claro: la imagen que tienes de tí mismo no resistirá un análisis profundo. No eres quien crees que eres. Ni remotamente.

En mi caso siempre lo he sospechado. Sólo recientemente he podido comprobar que en realidad no soy quien creía que era.

Tu y yo vemos la realidad con las gafas que nos interesa. Esto significa que en nuestra versión de las cosas somos víctimas o héroes, eludiendo cualquier tipo de responsabilidad aunque sea inconscientemente.

Para analizar la realidad con mayor objetividad vas a tener que ser sincero contigo mismo y reconocer que no siempre eres el bueno de la película y que probablemente no eres tan especial como crees. Es duro, lo sé por experiencia.

Te serán de utilidad los comentarios sinceros de personas allegadas que quieran ayudarte. Que su perspectiva y la imagen que tienen de tí te sirva para conocerte un poco más.

Mejor aún, si tienes posibilidades, te recomiendo totalmente que busques ayuda en un profesional de la psicología. Por experiencia te aseguro que acelerará —y mucho— este proceso de descubrimiento.

Planea, ejecuta y revisa

Reconocer tus propias deficiencias es duro.

Como te decía antes, siempre buscamos esconder, ocultar y camuflar nuestras debilidades creando versiones alternativas de la realidad que únicamente existen en nuestra cabeza y que nos repetimos una y otra vez.

Sin embargo, una vez localizadas, mejorar como individuo no es muy diferente de aplicar una mejora a un programa, producto o servicio.

Si seguimos con el símil informático, lo que tendríamos que hacer es aplicar una actualización que corrija procesos que no están dando los resultados que queremos —información obtenida en la fase de análisis.

Pasado un tiempo debes revisar el resultado de tus acciones para comprobar si hay una mejoría. De lo contrario, hay que comenzar el proceso de nuevo: planifica, ejecuta y revisa.

Por ejemplo, si has detectado que parte de tu frustración profesional viene de la sensación de que te estás quedando atrás, crea un plan sencillo que te comprometa a estudiar, practicar y crear cada día. Aunque sean quince minutos.

También es posible que hayas detectado cierto grado de infelicidad crónica y, escarbando, hayas visto que, sencillamente, te sientes solo. Si te pasa como a mí, tu mismo te habrás aislado poco a poco (por razones que tienes que descubrir). Deberás volver a exponerte y buscar el contacto con otras personas, aunque te cueste.

Persona y profesional van unidos

Si comienzas a dar las primeros pasos en este viaje de análisis y aprendizaje de uno mismo, pronto serás consciente de que no hay una separación real entre persona y profesional.

Hay diferentes profesionales porque hay diferentes profesiones, pero todos tienen algo en común: son personas.

Si crees que la insatisfacción crónica o el coquetear con la depresión no te afectarán como profesional, sigue soñando.

Del mismo modo, un ambiente tóxico o estar limitado a la hora de crecer en tu entorno laboral acabará afectando cada parte y ámbito de tu vida a nivel global.

Ahora, al revés.

¿No es lógico pensar que sentirte bien contigo mismo —como persona— y con tu entorno no te dará ese impulso extra para destacar en tu trabajo?.

¿Acaso crees que el subidón de confianza en tí mismo que te da el ser reconocido y valorado por tu trabajo no te hará tratar mejor a las personas de tu entorno?.

Todo está conectado.

Entonces, ¿por qué persona y profesional se tratan de forma separada?. No lo sé, sospecho que porque es sencillamente más fácil.

Si ya es complicado mejorar como profesional, imagina tratar de combinar esfuerzos y hablar también de temas como la auto consciencia o el descubrimiento personal.

Una locura, ¿verdad?.

El Viaje

Locura o no, eso es exactamente lo que yo quiero hacer: internalizar que persona y profesional son dos caras de una misma moneda y actuar en consecuencia.

Más concretamente, es posible que me conozcas por alguno de mis artículos sobre descubrimiento personal. O quizás me sigues por alguno de mis cursos sobre desarrollo interactivo.

Aunque me encanta experimentar y hablar sobre esas dos facetas (personal y profesional), nunca lo había hecho conjuntamente, hasta ahora.

He descrito donde quiero llegar como persona y como profesional ya que —recalco de nuevo— aunque estoy convencido de que no hay una separación real, ambos caminos requieren un diseño específico.

Imagina un mapa, el mapa de tu vida. Se trata de avanzar desde donde estás ahora —tu situación actual, etapa por etapa (igual que un viaje) hasta el lugar al que quieres llegar: la vida que siempre has deseado.

Pienso recorrer mi viaje públicamente y enseñar lo que he aprendido. Esa es mi propuesta: enseñar todo lo que sé.

Me ha costado mucho exponer algo así públicamente. Estoy acostumbrado a salir controladamente de mi zona de confort, pero esto ha sido como viajar a otro planeta.

Sigo sintiéndome como un impostor por hablar de todo esto. Al fin y al cabo ¿quién soy yo para enseñar nada?. Pienso que es una locura y que a nadie le interesará.

El tiempo dará o quitará razones, pero si el itinerario de mi Viaje hace que comiences a mirar con ojos críticos hacia tu interior y a planificar tu Viaje, sin duda, habrá merecido la pena.

Toma el control de tu vida

Sabes que necesitas actuar ahora pero hay demasiadas opciones (hábitos, herramientas, técnicas, etc.) y todo es confuso. Te entiendo. He pasado por ahí.
Introduce tu correo-e abajo y te ayudaré personalmente a dar el primer paso hacia la vida que quieres.

Nunca jamás te enviaré spam ni te haré perder el tiempo. Palabra. Powered by ConvertKit

Si estás buscando una zona de comentarios o los inútiles botones de redes sociales, no los vas a encontrar.
Si quieres compartir lo que he escrito, sabes hacerlo solo/a.

Ahora bien, ¿has encontrado valor en el artículo?. ¿Tu vida ha mejorado aunque sea un ápice tras leerlo?. ¿Quiéres decirme algo?. Entonces, por favor, hazlo de tú a tú.

  1. Descarga e instala Instagram.
  2. Agrégame como amigo.
  3. Envíame un Mensaje (mejor si es de vídeo).
  4. Repite el paso nº 3 siempre que quieras.