Quién soy

En busca de la realización personal y profesional

Aunque es posible que ya lo sepas, mi nombre es Juan Andrés Núñez.

Soy un ser humano normal y corriente, excepto por un pequeño detalle:

El único objetivo de mi existencia es lograr la vida que quiero. ¿Qué tipo de vida es esa?: La única que merece la pena vivirse.

Lo siento, si te pica la curiosidad tendrás que leer hasta el final.

Paso de los deportes, no leo la prensa, no estoy enterado de las últimas noticias, no veo TV y no consumo ningún contenido que no tenga que ver con mi meta. ¿Radical?, quizás, pero esta obsesión es lo que le da sentido a todo lo que hago y quizás el motivo por el que estás aquí ahora.

Aunque espera, estoy comenzando esta historia por el final.

Te estoy contando quién soy ahora.

Quiero que conozcas cómo he llegado hasta aquí.

Origen

Aunque ahora vivo en la otra punta del país, nací en el norte y allí me crié hasta la adolescencia. Supongo que a aquellas tierras les debo el gusto — más bien necesidad— por el frío, la lluvia, la naturaleza y la soledad.

Mis orígenes.

Hablando de soledad, nunca he tenido demasiados amigos. Al menos según mi concepto de amistad. Tampoco he sido popular ni he destacado en ningún aspecto ya que suelo ser bastante tímido. De todas formas, no me arrepiento de ser así. De hecho, creo que ha sido muy positivo.

Ser introvertido me ha ayudado a fijar la atención en mi mismo desde muy corta edad. Me conozco demasiado bien.

Vivo con mi pareja y nuestros tres gatos (a los dos nos encantan los felinos). Adoptando animales de la calle he encontrado un modo de poner en práctica la que para mí la principal característica o valor que nos hace humanos de verdad: La compasión. A pesar de todo, creo que muchas veces ellos cuidan más de nosotros que nosotros de ellos.

Aunque estudié otra rama de la tecnología, desde muy joven me sentí atraído por el mundo Web y, en cuanto di los primeros pasos diseñando y desarrollando, ya no he parado. Hasta hoy.

Trayectoria

He trabajado en varias empresas, estudios y agencias, aprendiendo cómo funciona el mundo de la publicidad y del desarrollo digital, pero sobre todo aprendiendo cómo no hacer las cosas. Haber entrado en una gran agencia y haber huido salido de ella ha sido lo mejor que me ha pasado en el mundo laboral. Ahora, como profesional independiente, no volvería atrás jamás.

Mi primer punto de inflexión ocurrió en 2014 cuando mi amigo Joan Quirós me puso en contacto con la marca Seanwes. Aunque siempre me ha interesado la psicología y el buscar ser auto-consciente de mis propias limitaciones para poder superarlas, hasta aquel momento mi atención había estado centrada en el mundo técnico (herramientas, tecnologías, frameworks, etc). Sobra decir que me sentí identificado con la visión de Seanwes inmediatamente.

A partir de entonces comprendí que tan o más importante que lo técnico son los valores y facetas humanas que todos compartimos, que tecnología y psicología son las dos caras de una misma moneda y que el verdadero marketing es lo que une todo a base de ofrecer valor a los demás.

No he dejado de ponerlo en práctica (al menos intentado) cada día desde entonces.

El segundo punto de inflexión en mi vida ocurrió un año después, cuando adoptamos a Guizmo, un gato negro callejero que se cruzó en mi vida un día cualquiera.

Guizmo no estuvo mucho tiempo entre nosotros ya que tenía leucemia felina y luego linfoma. Aún así, lo que aprendí en poco más de un año sobre la vida, el amor, el sufrimiento y la muerte me ha transformado para siempre. Es más, todo lo que ahora sé, se lo debo a él.

Arriba a abajo: Rouco, Moma y Guizmo.

Aunque me acuerdo de Guizmo todos los días, es imposible que lo haga sin que alguna lágrima se asome en mis ojos. Justo como me ocurre ahora mismo.

Así que mejor hablemos del presente.

Actualidad

En la actualidad dedico todo mi tiempo y atención a escribir sobre mi experiencia y ayudar a personas como tú, a crear cursos y vídeos sobre tecnologías y herramientas para el profesional interactivo, a dar clases presenciales en la Escuela Superior de Arte y Tecnología y a desarrollar proyectos para clientes que confían en mí y respetan mi método de trabajo.

Ahora que me he desnudado (psicológicamente) para que sepas quien soy realmente, puede que te estés preguntando qué papel represento yo en tu vida.

Gran pregunta.

Si te soy sincero, ni yo mismo lo se pero, déjame que te conteste con algo que si se: Tú y yo vamos a morir.

Ser consciente de mi propia mortalidad me impulsa cada día a perseguir mis objetivos sin importar la cantidad de veces que fracase. No me da miedo la muerte, me da miedo vivir mal.

A mí (al igual que a tí) no me satisface mi realidad actual, pero se que para cambiarla primero he de cambiar yo mismo, creciendo en todos los niveles.

Tu presente es el resultado de tus acciones, pensamientos, palabras y entorno de los últimos años a esta parte. Para que algo cambie, vas a tener que empezar a hacer algo diferente.

Esta es mi propuesta para ti: hacer juntos El Viaje desde nuestra realidad actual hasta la vida que los dos queremos y que merece ser vivida. ¿Por qué?, porque está basada en la intención, el propósito y la libertad de elegir cómo vivir siguiendo tus propios cánones.

Un privilegio sólo al alcance de la persona que ahora es consciente de que no le queda mucho tiempo y que lucha con todas sus fuerzas por dejar su huella en el mundo, ayudando a los demás.